Crea 6 fertilizantes orgánicos caseros y naturales

Los fertilizantes orgánicos hace algún tiempo se hacían difíciles de conseguir, pero eso está cambiando rápidamente. Nuestra comprensión de las complejas relaciones entre las plantas, el suelo y los cientos de miles de millones de organismos son de mucha utilidad que viven en el (bacterias, hongos e insectos) no es perfecta, pero conocemos que la materia orgánica es capaz de agregar algunos ingredientes extras, que permiten que el suelo sea más viable y fértil.

De la misma forma sabemos que los fertilizantes sintéticos no logran compensar la mala calidad del suelo, y de hecho, cuanto más fertilizantes sintéticos se viertan sobre el suelo, peor será la calidad que termine consiguiendo. Aunque las raíces de las plantas no logran distinguir la diferencia que existe entre el nitrógeno orgánico y el creado en una fábrica, los fertilizantes no orgánicos están tan concentrados que con el tiempo terminan creando desequilibrios en el suelo que reducen los microbios y lombrices de la tierra, lo que termina por perjudicar la calidad del mismo.

Aquí les mostraremos algunos fertilizantes orgánicos y naturales que pueden usar como alternativa:

El estiércol

Son pocos los fertilizantes orgánicos tan buenos para enriquecer el suelo del jardín, como el sencillo y viejo estiércol descompuesto. Se pueden comprar bolsas de el en algunos centros de jardinería, puedes utilizar el de gallinas, cabras, conejos o alguna mascota que tengas en el patio trasero, también pueden utilizar sus excrementos. Los excrementos de conejo cuentan con el más alto contenido de nitrógeno y se pueden utilizar de forma directa al suelo, mientras que el del resto de los animales debe ser compostados antes de usarlos.

Las conchas de plátano

A nosotros los plátanos nos ayudan a reponer el potasio perdido, pero resulta que las plantas al igual que nosotros lo necesitan. Así que cuando termines de comer esa deliciosa fruta, lo mejor que puedes hacer es lanzar las pieles en un hoyo sobre la plantación, o entiérralas bajo el mantillo para que puedan ser utilizadas como fertilizante orgánico natural. con ello conseguirás floraciones de mayor tamaño y otros beneficios.

Las cáscaras de huevo

Estas tienen una doble función, ya que no solo funcionan como fertilizante orgánico natural sino que además ayudan a repeler las plagas. Añadir cáscaras de huevo hechas trizas al final de los hoyos de las plantaciones, en especial cuando sean berenjenas, tomates y pimentones. Además pueden secarlas y convertirlas en polvo fino, para extenderlo por toda la base de las plantas, estas cáscaras de huevo forman parte de un 93% de carbonato de calcio, un mineral indispensable para conservar y reparar el suelo.

El café después de colar

Luego de disfrutar de una taza de café, no tires los posos, estos son excelentes para nutrir tu suelo con una buena cantidad de nitrógeno. Al contrario de la creencia popular, los granos de café luego de ser usados no son ácidos y pueden actuar como un sustituto seguro para el abono rico en nitrógeno de su pila de compost. Pueden mezclarse en el suelo o ser extendidos sobre su superficie.

La orina humana

Suena un poco repugnante, pero la orina es considerada estéril si el cuerpo del que se produce es saludable. La urea cuenta con un gran contenido en nitrógeno y contiene más fósforo y potasio que muchos de los fertilizantes que compramos en las tiendas.

Recortes de césped

Con grandes cantidades de nitrógeno, estos se convierten en excelentes fertilizantes orgánicos con el tiempo. Llenar algunos galones con recortes de césped o hierbas malas, luego llénala de agua y ella absorberá los nutrientes. Diluya el té de hierba mezclando una taza de hierba líquida con 10 tazas de agua y aplícalo en la base de las plantas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *